BLOG

Sin categoría > Breve Historia del Motor de Combustión Interna
Breve Historia Motor Combustión Interna
Breve Historia del Motor de Combustión Interna

El primer verdadero motor de combustión interna fue fabricado por el reverendo W. Cecil de Inglaterra en 1820. Cuando fue a obtener una patente, los jueces pensaron que era una broma: nada había sido mejor que una máquina de vapor durante mucho tiempo. Creían que era algún tipo de espía preparando una broma para trastornar el modernismo de Inglaterra, pero cuando Cecil activó el artilugio, los jueces se sorprendieron de cuán poderosa era la máquina.

Tenía solo un 5% de eficiencia, pero podía levantar cosas pesadas con el doble de velocidad que una máquina de vapor lo hacía con cosas más ligeras. Además, la máquina de vapor tenía que ser alimentada constantemente: depende más del poder de los hombres que palean el combustible que de la potencia del motor en sí. El problema era que el motor de Cecil era caro, por lo tanto, la edad del vapor continuó un poco más. Ese modelo exacto de motor se perdió hace tiempo, pero sabemos que fue el comienzo de la revolución del motor de combustión interna.

La explosión del combustible en el interior de un motor de combustión interna no hace ninguna diferencia en la cantidad de energía generada por la explosión de combustible en el exterior como con la máquina de vapor. Así que otro hombre llamado William Barnett de Francia inventó un motor simple muy parecido al de Cecil en 1838: lo conectó a su carruaje, desató los caballos e hizo un pequeño viaje por París. Después de eso, muchos motores fueron vendidos por una gran variedad de razones. Ahora, trabajos poderosos en todo el mundo podrían hacerse sin caballos ni ganado.

En 1862, otro francés llamado Beau de Rochas diseñó un motor pero nunca consiguió materializalo. Más tarde, dos alemanes llamados Otto y Lagen hicieron uno con ajustes y obtuvieron sus patentes en los EE. UU. En 1876.

Los motores de combustión interna proporcionan una excelente capacidad de conducción y durabilidad, con más de 250 millones de vehículos de transporte por carretera en los Estados Unidos que dependen de ellos. Junto con la gasolina o el diésel, también pueden utilizar combustibles renovables o alternativos (por ejemplo, gas natural, propano, biodiesel o etanol). También se pueden combinar con trenes híbridos para aumentar la economía de combustible o los sistemas eléctricos híbridos enchufables, para ampliar la gama de vehículos eléctricos híbridos disponibles y acelerar su entrada a diferentes tareas y mercados.

¿Cómo funciona un motor de combustión interna?

La combustión es el proceso químico básico para liberar energía de una mezcla de combustible y aire. En un motor de combustión interna, el encendido y la combustión del combustible se producen dentro del propio motor. Luego este convierte parcialmente la energía liberada en trabajo. El motor en su forma más básica consiste en un cilindro fijo y un pistón en movimiento. Los gases de combustión en expansión empujan el pistón, que a su vez gira el cigüeñal. En última instancia, a través de un sistema de engranajes en el tren motriz, este movimiento impulsa las ruedas del vehículo o realiza el movimiento de otras máquinas.

Hay dos tipos de motores de combustión interna actualmente en producción: el motor de gasolina con encendido por chispa y el motor diésel con encendido por compresión. La mayoría de estos son motores son de cuatro tiempos, lo que significa que se requieren cuatro carreras de pistón para completar un ciclo. El ciclo incluye cuatro procesos distintos: admisión, compresión, combustión y carrera de potencia, y escape.

La gasolina de encendido por chispa y los motores diésel de encendido por compresión difieren en cómo suministran y encienden el combustible. En un motor de encendido por chispa, el combustible se mezcla con aire y luego se incorpora al cilindro durante el proceso de admisión. Después de que el pistón comprime la mezcla de combustible y aire, la chispa lo enciende y provoca la combustión. La expansión de los gases de combustión empuja el pistón durante la carrera de potencia.

Por otro lado en un motor diésel, solo se introduce aire en el motor y luego se comprime. Los motores diésel luego rocían el combustible en el aire comprimido caliente a una velocidad adecuada y medida, lo que hace que se encienda. Esta diferencia es la razón principal por la que le diésel provee mayor torque que la gasolina y tiene usos más rudos.

 

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

 
Notas recientes
 
RECIBE ASESORÍA
EN LUBRICACIÓN
SIN COSTO