BLOG

Sin categoría > Breve Historia de la Máquina de Combustión Interna
Historia Motor Combustión Interna
Breve Historia de la Máquina de Combustión Interna

La máquina de combustión interna, como cualquier otro invento humano, no fue creada en un vacío aislado, sino que fue el resultado de un conjunto de avances; algunos fueron de años cercanos a esta creación, mientras que otros datan de nuestra creatividad natural aplicada a las necesidades más básicas de la especie, desde que aparecimos en la Tierra.

Necesidad de energía

En pocas palabras, una de las condiciones para el avance tecnológico del ser humano ha sido el acceso de un grupo o individuo a ciertas cantidades de energía. En el inicio de la especie, cada persona era capaz de usar su propia energía, sin embargo el dominio del fuego permitió los primeros avances, junto con la crianza de algunos animales y la invención de las primeras máquinas para la guerra y para el arado.

La máquina a vapor

Milenios después del dominio del fuego y la invención de la rueda, las grúas y otra maquinaria básica, todo derivó en la máquina de vapor: el pariente más cercano de la de combustión interna. Sus principios básicos son los mismos: transformar energía y aprovechar la presión liberada durante dicho cambio, para mover un mecanismo y realizar una tarea que requiere mucho más esfuerzo que el que el humano hace para accionar la máquina.

En el caso del vapor, esto se hace mediante la quema de carbón para transformar agua en, valga la redundancia, vapor. Este gas caliente busca expandirse y con ello genera suficiente presión para mover los mecanismos del aparato. De hecho «jugar» con presión de fluidos es la base de muchos mecanismos que hoy en día usams en conjunto, como los neumáticos en frenos de aire de un camión, la dirección hidráulica de los autos o los motores de grandes máquinas que usan gasolina o diésel.

Aceite, petróleo y la máquina de combustión interna

Otro precursos indispensable de este avance fue el uso de combustibles fósiles. Aún en el siglo XVIII los combustibles más comunes eran el carbón y el aceite animal (de ballena principalmente). Cuando se descubrieron los hidrocarburos fósiles se tuvo una fuente de energía mucho más preciada y accesible.

Junto con ello vinieron los avances en pistones y otros principios del motor de combustión interna a finales del siglo XVIII e inicios del XIX. Para 1860 Jean Joseph Etienne Lenoir fabricó un motor de combustión interna similar a un motor de vapor, el cual tenía cilindros, pistones, bielas y volante. Fue el primer motor que fue construido en cantidades importantes y similar al que conocemos hoy en día.

Finalmente en 1876 Nikolaus Otto, junto con Gottlieb Daimler y Wilhelm Maybach, perfeccionó el motor con ciclo de 4 tiempos, pero no lograron patentar sus principios, por lo cual estos se generalizaron y, lo que fue un fracaso en las cortes para los inventores, fue el motivo de la propagación de la tecnología de la cual dependemos hoy en día, y que aún sigue recibiendo innovaciones.

 

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

 
Habla con un Experto de Bardahl Industria
En Nuestro Blog
 

Las 3 Industrias más Rentables de México

Tiempo de lectura: 3 minuto(s)

México presume de una economía diversa con una diversidad de industrias que... Ver artículo

Leer más

La Importancia del Termoformado en la Industria de la Construcción

Tiempo de lectura: 3 minuto(s)

El termoformado es un proceso importante en la industria de la construcción... Ver artículo

Leer más

En esta sección podrás encontrar todos los eventos a los que asistiremos.

Ver Calendario

 
RECIBE ASESORÍA
EN LUBRICACIÓN
SIN COSTO